Lamentablemente no es posible evitar que tu perro o tu gato se hagan mayores dado que es un proceso natural que forma parte de la propia vida del animal. Después de toda una vida en nuestra compañía se merecen todo nuestro cariño y nuestro cuidado para garantizar que en esta etapa cuentan con la calidad de vida que se merecen. Para ello es necesario conocer y reconocer los cambios que van a ocurrir en tu perro o tu gato debido a su avanzada edad, y qué puedes hacer para tratar de ayudarle.

Mi perro o mi gato se hace mayor

Cuando un animal se hace mayor se producen determinados cambios que pueden afectarle, tanto a un nivel físico y fisiológico como en el terreno del comportamiento, y que pueden representar una pérdida en su calidad de vida. Con la edad es normal comenzar a observar alteraciones en la percepción y el estado mental del animal. También es posible que la avanzada edad del animal pueda ocasionar cambios en su conducta atribuibles a un deterioro cognitivo como fallos en el reconocimiento del dueño (tal vez te interese nuestro interesante artículo sobre la disfunción cognitiva en perros y gatos).

Otros signos que la edad puede hacer visibles en tu perro o tu gato son la disminución de la actividad o alteraciones del sueño. Cuando tu mascota se hace mayor se pueden alterar la ingestión de agua y alimento provocando problemas relacionados con el comportamiento higiénico (mayor número de deposiciones).

Consejos para tus perros u gatos mayoresMás preocupantes son las deficiencias en los órganos de los sentidos, principalmente vista y oído, que pueden ser la causa de ciertos cambios en la interacción social del animal con su familia, alteraciones en el ciclo sueño-vigilia o en la capacidad de orientación. Por otra parte, debes tener en cuenta que cualquier patología que provoque dolor o malestar podría influir en la actividad del animal (le costará más hacer sus actividades cotidianas), en el aumento de la irritabilidad —que normalmente acarrea cambios en las relaciones sociales— o en los patrones de sueño. Además, cuando el dolor afecta a la movilidad podría verse dificultado el acceso a los lugares apropiados para eliminar, lo que representa una traba añadida para el animal.

También es importante comprobar que las funciones neurológicas no están alteradas. Determinadas patologías neurológicas —como las neoplasias cerebrales— pueden provocar cambios de conducta y consciencia inespecíficos que afecten a las categorías antes mencionadas.

Cómo ayudar a tu perro o tu gato mayor

El proceso de hacerse viejo no es muy distinto en los animales que en las personas. Cuando tu mascota se hace mayor probablemente necesite más ayuda de la que necesitaba hasta ahora, y también más amor y cariño. Es probable que en esta etapa de su vida su relación cambie un poco debido a las dificultades mencionadas y cada vez sean menos frecuentes las salidas al parque y más las visitas al veterinario.

Cuidados para tus perros u gatos mayoresEn (ésta etapa sería aconsejable considerar la opción de contratar un plan de salud adaptado a la edad de tu mascota;) en el Centro Veterinario Montevil hemos diseñado un paquete de servicios veterinarios específicos para animales mayores (Veterplan mayores) que facilita el acceso a la protección sanitaria que necesita tu perro o tu gato, y así contribuir a garantizar una buena calidad de vida en esta etapa. La combinación de tu cariño y atención, y el apoyo médico de tu veterinario son la mejor fórmula para que tu pequeño amigo disfrute de la mejor calidad de vida posible.

En resumen

Si tu perro o gato son mayores y has observado algunos de estos cambios en su comportamiento:

  • bebe más agua de lo habitual
  • tiene necesidad de comer más a menudo
  • elimina (orina o heces) más veces de lo habitual
  • está más irritable
  • tiene episodios de desorientación
  • su ciclo de sueño ha cambiado

no dudes en consultar con tu veterinario. Juntos podemos contribuir a que tenga una mejor calidad de vida.
Fuente: Vetplus newsletter

Anuncios