La disfunción cognitiva, que se manifiesta generalmente con ciertas alteraciones de comportamiento, puede relacionarse con un envejecimiento cerebral patológico.
Una de las características clínicas de la disfunción cognitiva en animales de edad avanzada que pueden indicar la presencia de esta patología es la aparición de comportamientos sociales alterados, exagerados o fuera de contexto, muestras de desorientación, déficit de aprendizaje y pérdida de memoria, alteración de los hábitos higiénicos o cambios en los ciclos del sueño.

36255-R3L8T8D-900-3Estos signos pueden pasar desapercibidos para el propietario de la mascota hasta que se hacen claramente evidentes por su mayor severidad. Por otro lado, muchos propietarios asumen estos cambios como parte del envejecimiento normal y no los perciben como posibles síntomas de demencia senil patológica, susceptibles de ser modificados.

Es muy importante tener presente que los síntomas descritos también pueden ser la manifestación de otras enfermedades neurológicas (neoplasia cerebral, etc.) o desórdenes metabólicos, por lo cual ante su aparición es obligatorio descartar primero la presencia de estas patologías.

Uso de antioxidantes para combatir la disfunción cognitiva en perros y gatos

En este contexto, se ha planteado el empleo de antioxidantes para la prevención del desarrollo de patologías neuronales causadas por la edad, la cual está implicada en el desarrollo de la disfunción cognitiva. Los antioxidantes actúan contrarrestando la acción de los radicales libres fruto del metabolismo, que producen el denominado «daño oxidativo» e incluso la muerte neuronal del animal.

Mediante test neuropsicológicos en perros se ha podido demostrar la eficacia de dietas enriquecidas con un amplio número de antioxidantes y se ha comprobado que este tipo de dietas mejora el rendimiento cognitivo, siendo evidentes sus efectos de una manera bastante rápida (menos de 1 mes) en animales de edad avanzada.

perro-envejeciendo-700x467.jpg

Diversos estudios han demostrado que la suplementación de la dieta con antioxidantes es percibida por los propietarios de animales con disfunción cognitiva como una mejora clara de los signos de desorientación y de pérdida de comportamientos aprendidos.

Signos de la disfunción cognitiva en animales de compañía

Puedes sospechar que tu perro o tu gato padece una disfunción cognitiva si aprecias alguno de los estos signos en su comportamiento:

  • alteraciones en la percepción y el estado mental del animal
  • cambios en su conducta como fallos en el reconocimiento del dueño
  • disminución de la actividad
  • alteraciones del sueño

 

Perro viejo.jpg

Si aparece alguno de estos síntomas lo más recomendable es  para poder mejorar la calidad de vida del animal todo lo posible.

Anuncios