Tener una mascota clasificada como PPP (Perro Potencialmente Peligroso) implica una serie de obligaciones para los propietarios y para las personas que los tengan a su cargo.

En la Ley del Principado de Asturias 13/2002 de Tenencia, Protección y Derechos de los Animales, se especifican las siguientes obligaciones:

 

Licencia para la tenencia de animales potencialmente peligrosos.

Para empezar, es obligatorio obtener una licencia administrativa que certifique que la persona cumple todos los requisitos.

Para ello, deberá dirigirse al Ayuntamiento donde tenga la residencia el propietario o persona que pasea o controla al animal y cumpla los siguientes requisitos:

a) Ser mayor de edad.

b) No haber sido condenado por delitos de homicidio, lesiones, torturas, contra la libertad o contra la integridad moral, la libertad sexual y la salud pública, asociación con banda armada o de narcotráfico, así como no estar privado por resolución judicial del derecho a la tenencia de animales potencialmente peligrosos.

c) Disponer de capacidad física y aptitud psicológica para la tenencia de animales potencialmente peligrosos.

d) Acreditación de haber formalizado un seguro de responsabilidad civil por daños a terceros con una cobertura no inferior a ciento veinte mil euros.

Medidas de seguridad obligatorias.

a) La persona que conduzca y controle a los animales potencialmente peligrosos enespacios públicos llevará consigo la licencia administrativa para su tenencia. La cartilla del animal reflejará su vacunación antirrábica en vigor.

b) Los animales de la especie canina potencialmente peligrosos, en lugares, espacios públicos y zonas comunes de vecinos, deberán llevar obligatoriamente bozal apropiado para la tipología racial de cada animal.

c) En lugares y espacios públicos los perros potencialmente peligrosos deberán ser conducidos y controlados con una cadena o correa no extensible de menos de 2 metros.

d) Una persona no podrá llevar más de un perro potencialmente peligroso.

e) Los animales potencialmente peligrosos, que se encuentran en una finca, casa de campo, chalet, parcela, terraza, patio o cualquier otro lugar delimitado, habrán de estar atados, a no ser que se disponga de habitáculo con la superficie, altura y adecuado cerramiento, para proteger a las personas o animales que accedan o se acerquen a estos lugares.

f) Los criadores, adiestradores y comerciantes de animales potencialmente peligrosos habrán de disponer de instalaciones y medios adecuados para su tenencia.

imagen_razas_ppp_2

Relación de Razas

Pit bull terrier.
Staffordshire bull terrier.
American staffordshire terrier.
Rottweiler.
Dogo Argentino.
Fila Brasileño.
Tosa inu.
Akita inu.

 

¡Importante!

Aparte de las razas mencionadas anteriormente, existe una serie de características físicas que pueden hacer que un perro sea considerado PPP aunque no esté incluido en la lista descrita anteriormente. Toma nota:

Musculatura fuerte, aspecto poderoso, robusto, configuración atlética, agilidad, vigor y resistencia.

Marcado carácter y gran valor.

Pelo corto.

Perímetro torácico comprendido entre 60 y 80 centímetros, altura a la cruz entre 50 y 70 centímetros y peso superior a 20 kg.

Cabeza voluminosa, cuboide, robusta, con cráneo ancho y grande y mejillas musculosas y abombadas. Mandíbulas grandes y fuertes, boca robusta, ancha y profunda.

Cuello ancho, musculoso y corto.

Pecho macizo, ancho, grande, profundo, costillas arqueadas y lomo musculado y corto.

Extremidades anteriores paralelas, rectas y robustas y extremidades posteriores muy musculosas, con patas relativamente largas formando un ángulo moderado.

Además de todos estos detalles, un perro también puede ser considerado como PPP en determinadas comunidades autónomas o por orden expresa si lo solicita un veterinario.

 

Recuerda…

Según podemos leer en el BOE, la sustracción o pérdida del animal debe ser comunicado al registro municipal en un plazo máximo de 48 desde que se tenga conocimiento de su desaparición.

El incumplimiento de estas normas se aplicará una sanción que puede ser considerada leve, moderada o grave que implique o no una sanción monetaria y hasta el decomiso del animal. Es muy importante entender este punto si se va adoptar un perro considerado como potencialmente peligroso.

La licencia debe renovarse cada 5 años y puede ser renovada siempre que el titular no deje de cumplir algunos de los puntos establecidos anteriormente. Además, se deberá realizar un examen físico y psicológico que acredite que la persona que va a recibir la licencia tiene la suficiente capacidad visual, auditiva, del sistema locomotor y del sistema neurológico.

Anuncios