mascotea.net

RINOTRAQUEÍTIS FELINA

  •  Muy contagiosa entre los gatos
  • No contagiosa para los humanos
  • El virus permanece “infeccioso” durante 30 días aproximadamente.
  • El gato que ha superado la enfermedad es portador del virus.
  • Mas grave en cachorros que en adultos
  • La vacunación disminuye la gravedad de la enfermedad, pero puede no prevenirla.

 

¿QUÉ ES LA RINOTRAQUEÍTIS FELINA?

La RINOTRAQUEÍTIS FELINA se denomina también como Virus del Herpes Felino Tipo 1, y es una enfermedad que afecta al tracto respiratorio superior y provoca también conjuntivitis que, en ocasiones, son difíciles de tratar.

Este virus puede permanecer “infeccioso” durante unos 30 días aproximadamente, sin embargo se inactiva rápida y eficazmente con la mayoría de detergentes y desinfectantes.

A diferencia de la enfermedad respiratoria del ser humano, y en contra de las creencias populares, en muy pocas ocasiones la RINOTRAQUEÍTIS FELINA se contrae por las gotitas de aerosol. Por lo general la transmisión requiere contacto directo con las secreciones (saliva y excreciones (orina, heces, etc.) de otros gatos infectados.

 

A QUIEN AFECTA EL VIRUS

La enfermedad clínica (sintomatología y virulencia) es más grave en cachorros jóvenes que en los adultos, pero puede afectar también a gatos adultos si estos entran en contacto con otros felinos infectados.

 

COMO SE TRANSMITE LA RINOTRAQUEÍTIS FELINA

Como hemos comentado, la RINOTRAQUEÍTIS FELINA requiere, para transmitirse, de un contacto directo de gatos no infectados, con las secreciones de otros gatos infectados.

Se replica mejor a una temperatura ligeramente inferior a la corporal (39º), por lo que la infección se suele limitar a los tejidos de la piel más superficiales de los ojos, boca y tracto respiratorio superior.

 

LOS SÍNTOMAS

Estornudos

Secreción óculonasal (ojos y nariz)

Rinitis

Conjuntivitis

Fiebre

Anorexia (pérdida de apetito)

Pérdida de pelo alrededor de los ojos y de la nariz

Ulceración de la superficie dorsal de la lengua y paladar que causa dolor e hipersalivación

La infección grave de los tejidos nasales puede producir necrosis y deformación de los cornetes, predisponiendo a estos gatos a padecer enfermedades crónicas bacterianas secundarias.

Cuando un gato infectado visita la clínica, suele presentar una sintomatología conjuntival elevada, donde se aprecia una úlcera ocular generalizada y grave. La infección bacteriana secundaria a la enfermedad, puede causar una ulceración más profunda y la perforación de la cornea.

 

DIAGNÓSTICO

Puede ser difícil establecer el diagnóstico clínico específico de la infección por este Virus, ya que la enfermedad respiratoria superior felina puede deberse a diferentes patógenos. No obstante la presencia de queratitis (inflamación de la córnea) y de ulceración corneal es la clave que implica a este Virus.

 

TRATAMIENTO

Es importante tratar cada uno de los síntomas por separado. Así, si el animal no ha comido o bebido desde hace un par de días, habremos de administrarle fluidoterapia por vía parenteral (intravenosa). Humidificación ambiental para contribuir a reducir la viscosidad de las secreciones y facilitar su expulsión. A corto plazo (3 o 4 días) podemos emplear descongestionantes nasales para facilitar la respiración.

Antibióticos de uso tópico (pomadas oftálmicas) para impedir la aparición de infecciones secundarias., etc.

 

SECUELAS

En este caso, es muy importante llegar a tiempo de minimizar el riesgo de que se produzcan secuelas. Si bien es cierto que el animal infectado, y una vez superada la enfermedad, será portador del virus y podrá transmitirlo, el quedará inmunizado. Esto es muy importante, ya que, dado el riesgo de contagio, será conveniente aislarlo de otros gatos sanos y que no hayan sido vacunados.

Las secuelas más importantes se producen como consecuencia del alcance del daño producido en la córnea (ojos) por su ulceración o infección secundaria por bacterias. Estas infecciones bacterianas pueden producir otras enfermedades, como la rinosinusitis bacteriana crónica y que es particularmente frustrante para el animal, para el propietario y para nosotros, los veterinarios, ya que las manifestaciones clínicas persisten de por vida en la mayoría de los gatos y su resolución completa es muy improbable.

 

 PREVENIR LA RINOTRAQUEÍTIS FELINA

La Vacunación es la forma más efectiva de disminuir la gravedad de la enfermedad, si bien puede no prevenirla.

Y por supuesto, acude urgentemente a tu veterinario ante la más mínima duda de que tu gatito pudiera estar infectado, o ante la súbita aparición de alguno de estos síntomas: Estornudos, no come o no bebe, secreción ocular y nasal, pérdida de pelo alrededor de los ojos y /o nariz.

Imagen: http://www.mascotea.net